Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

proyecto


Adiestran para promover la autosuficiencia y la conservación

Como respuesta al encarecimiento y escasez mundial de alimentos, así como al impulso que ha tomado la creación de alimentos modificados genéticamente, nace el Instituto de Permacultura de Puerto Rico en el año 2007.

Esta organización sin fines de lucro se dedica a ofrecer talleres de sustentabilidad comunitaria en distintos puntos de la Isla con el objetivo de adiestrar y educar a las personas para que obtengan una mejor la calidad de vida, mejor salud y apliquen medidas de autosuficiencia.

“Enseñamos a las personas a cómo hacer huertos, cómo trabajar la composta, plantas medicinales, recolección de agua de lluvia, lo que es el trueque, y un sin número de temas que van dirigidos a que las comunidades se preparen”, expresa Evelyn Ortiz, una de las fundadoras del Instituto.

Explica que Permacultura (Agricultura Permanente) es un movimiento que comienza en los años 70 y busca  el diseño y mantenimiento de ecosistemas agrícolas productivos, que reflejen la diversidad, estabilidad y resistencia de los ecosistemas naturales. Además, busca integrar integra armoniosamente el paisaje y la gente para  producir comida, energía, albergue y otras de una manera sostenible

Llama la atención que aquí se destaca el desarrollo de fincas que puedan ser producidas “permaculturalmente” utilizando los recursos que tenemos a nuestro alrededor sin afectar el ambiente. A modo de ejemplo, cuando se está estudiando el huerto, se enseña a hacer el huerto en capa utilizando las neveras que las personas tiran a la calle.   

Una de las preocupaciones principales por las que cada vez más personas adoptan un estilo de vida sustentable es el temor que les produce la calidad de los alimentos procesados industrialmente. Además, también está el factor económico, los altos costos de algunos alimentos debido a su escasez es otra razón de peso.

Además promover los cultivos, la buena salud y la economía ayuda a que las personas desarrollen autosuficiencia y no sean dependientes de ayudas gubernamentales.

Al ser una institución sin fines de lucro, se trabaja a base de una donación de $10 dólares por persona para cada clase y esto se utiliza para la compra de los materiales demostrativos que se utilizan. Las reuniones se ofrecen una vez en semana por tres horas y los talleres mayormente son de sustentabilidad comunitaria. La sede del instituto está ubicada en el Barrio Tetuán II en Utuado, pero se ofrecen talleres y adiestramientos en distintos pueblos de la Isla como Florida, Barceloneta, Caguas, Río Piedras, Lajas, Yauco, Ponce y Vega Baja, donde incluso tiene una alianza con Extensión Agrícola.

Este año alrededor de 600 personas ya han participado de sus talleres y se les exhorta a que compartan con su familia y la comunidad los conocimientos que adquieren. “Se trata de un bien común, de involucrar los recursos de la comunidad y así poder ampliar los conocimientos para un mejor desarrollo económico”.

Para mayor información cuentan con su página de Internet www.permaculturapuertorico.org