Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

noticia


Liberan 16 cotorras boricuas en bosque de Río Abajo entre Arecibo y Utuado
Cotorras liberadas en el pasado hicieron nidos en cavidades naturales en una misma temporada reproductiva y se reportó el nacimiento exitoso de una co

ENDI
Viernes, 22 de Enero de 2016

En lo constituye un nuevo logro en el esfuerzo por la recuperación de la especie de la cotorra puertorriqueña, biólogos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) liberaron hoy 16 de estas en el Bosque Estatal de Río Abajo, que ubica en Arecibo y Utuado, para que puedan establecerse en estado silvestre.

 

El proceso de liberación comenzó a las 6:00 a.m. de hoy y todas las cotorras salieron de la jaula de vuelo del aviario José L. Vivaldi Lugo sin mayor contratiempo en aproximadamente una hora, informó la agencia mediante comunicado de prensa.

 

“La liberación de cotorras a la vida silvestre constituye un paso fundamental en el programa de recuperación de esta especie, ya que con esta actividad aumentamos el número de cotorras en la población silvestre para que se reproduzcan libremente. Con ello, nos encaminamos a que en un futuro no muy lejano la llamada iguaca por los taínos pueda salir de la lista de especies en peligro de extinción”, expresó la secretaria del DRNA, Carmen Guerreo Pérez.

Las 16 cotorras liberadas fueron escogidas de un grupo de 30 candidatas que fueron entrenadas para sobrevivir en estado silvestre. Estas cotorras se reprodujeron y criaron en cautiverio en el aviario del DRNA y pasaron por un entrenamiento en jaula por un año.

 

En el aviario quedan en cautiverio 198 cotorras en diferentes fases de entrenamiento. En la vida silvestre en los predios del Bosque estatal de Río Abajo habita un número que oscila entre los 80 y los 90 individuos, de acuerdo a los censos más recientes realizados de forma previa a la liberación de hoy.

 

En el Bosque Nacional El Yunque se estableció el primer aviario y allí existe también otra población de cotorras en estado silvestre.

El año pasado, el DRNA, el Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) y el Servicio Forestal federal (USFS) - las tres agencias que lideran el programa de recuperación de la cotorra - transfirieron un grupo de cotorras a una jaula de vuelo en el bosque estatal de Maricao, donde se espera establecer la tercera población de la cotorra puertorriqueña en Puerto Rico en un futuro cercano.

 

Guerrero Pérez indicó que en este año fiscal se mejoraron las instalaciones del aviario de Río Abajo con la construcción de una jaula de vuelo, un nuevo hospital para las cotorras y la expansión de un cuarto de refugio para huracanes.

 

Antes de la liberación, explicó, las cotorras pasan por un proceso de entrenamiento que requiere que estén como mínimo un año en una jaula de vuelo, separadas del resto de las cotorras del aviario. La intención es que experimenten las condiciones más cercanas posibles a lo que será la vida silvestre, una vez sean liberadas. En esa etapa, se les alimenta con frutas naturales de las que encontrarán en el bosque, se les enseña a reconocer a los depredadores naturales y a maximizar su condición física en la jaula de vuelo.

 

El año pasado, el programa reportó tres nidos en cavidades naturales en una misma temporada reproductiva y el nacimiento exitoso de una cotorra puertorriqueña en estado silvestre en un nido natural en el Bosque estatal de Río Abajo.

 

“La cantidad de nidos en cavidades naturales ha ido en aumento desde el 2013 con un primer nido reportado, dos en el 2014 y tres nidos el año pasado. Estos acontecimientos, que marcan los 143 años de historia del programa de recuperación de la cotorra, son señales concretas de la capacidad que tiene nuestra cotorra para salir de la Lista de especies en peligro de extinción”, destacó Guerrero Pérez.

 

Además de las cotorras en cautiverio, se lograron 49 pichones, lo que representa la segunda cifra más alta desde que comenzó el programa.