Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

noticia


AEE firma acuerdos de “waste to energy”

Jueves, 11 de Febrero de 2010

Por Keila López Alicea / keila.lopez@elnuevodia.com

Aunque miembros de la administración de Luis Fortuño han repetido una y otra vez que su prioridad ambiental es reciclar, reusar y reducir los desperdicios sólidos que se producen en la Isla, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) fomenta la construcción de plantas de conversión de basura a energía que necesitan de un suministro constate de materia prima para operar.

El director ejecutivo de la AEE, Miguel Cordero, informó ayer que la corporación pública ya firmó contratos con tres compañías que establecerán este tipo de plantas en Caguas, Arecibo y Barceloneta.

“Las plantas no están construidas, están en el proceso de obtener los permisos. Ya para fin de año esperamos que se comience la construcción de dos de las tres plantas. Creo que la más rápido que puede estar lista es la de Barceloneta, que es la más pequeña, después la de Arecibo”, señaló Cordero.

El funcionario vaticinó que la primera planta en operar podría ser la de Barceloneta en el 2012. Las demás no estarán listas al menos hasta el 2014.

En días recientes, tanto el gobernador Luis Fortuño como el presidente de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), Pedro Nieves Miranda, y la directora ejecutiva de la Administración de Desperdicios Sólidos (ADS), Rebecca Nieves, han asegurado que la construcción de plantas de conversión de basura es la última opción en los planes de política pública para reducir la cantidad de desperdicios que llegan a los vertederos.

Sin embargo, en vez de fomentar programas municipales a favor del reciclaje o crear consorcios para reusar productos reciclables, se delinea la construcción de tres plantas de “waste to energy” que normalmente requieren de gran cantidad de basura para producir energía suficiente.

“Nosotros recibimos varias propuestas y negociamos con los diferentes proponentes, que todos son empresas privadas, unos acuerdos de compra de energía”, señaló Cordero, quien hizo énfasis en que la producción de energía a través de la quema de basura es más barata en términos económicos que si se usara petróleo.

Estos acuerdos comprometen a la AEE a comprar la energía que produzcan estas plantas una vez estén operando. Entre las tres incineradoras se producirá un total de 105 megavatios de energía, lo que equivale a un cuarto de la producción de la termoeléctrica de Palo Seco, indicó Cordero.

“Es una buena generación que se puede usar todo el tiempo. Estaría en el sistema todo el tiempo, a diferencia de la energía eólica (de viento) y solar que depende del clima, y sustituiríamos esos 105 megavatios en petróleo”, sostuvo el director ejecutivo.

No obstante, el presidente de la JCA rechazó que las decisiones de la AEE sean contrarias a las prioridades de las agencias ambientales del gobierno.

“Vamos todos en la misma dirección, todo es parte del proceso. Lo que pasa es que como parte del proceso de estas plantas que requieren un financiamiento necesitan evidencia de quien le compre el producto. Eso es lo que se conoce como un ‘power purchase agreement’”, sostuvo Nieves Miranda, al expresar que el gobierno implantará sus campañas para reciclar y reducir la basura mientras se construyen las plantas.

Nieves Miranda indicó que a su agencia aún no ha llegado ninguna solicitud para autorizar la construcción de las instalaciones de “waste to energy”, pero el funcionario aseguró que cuando lleguen serán evaluadas con “mucho cuidado y responsabilidad”.

“Estas son instalaciones altamente reguladas y monitoreadas por la JCA, así que nuestro trabajo será saber cuáles son todas las variables presentes para poder monitorear efectivamente que, una vez instaladas, cumplan con todos los indicadores ambientales”, aseguró Nieves Miranda.

A pesar de las posturas esbozadas por la ADS y la JCA, la creación de plantas “waste to energy” ha sido una constante en las propuestas ambientales y energéticas de la administración Fortuño. A parte de reiterar la construcción de estas instalaciones durante su Mensaje de Situación de Estado el mes pasado, en diciembre se dio a conocer que la Autoridad de las Alianzas Público Privadas tiene ante su consideración seis proyectos diferentes de plantas de conversión de desperdicios sólidos a energía.

Qué es “waste to energy”

Las plantas de conversión de basura a energía emplean métodos para quemar desperdicios sólidos y utilizan los gases que emanan para mover turbinas generadoras de electricidad.

Entre los distintos tipos de tecnología termal utilizada para quemar la basura se encuentra la gasificación, el plasma y la termólisis. La diferencia entre estas radica en la temperatura usada y los residuos que producen, entre otros.

Fuente: Archivo de El Nuevo Día

‘Power purchase agreement’

Un acuerdo para comprar energía es un mecanismo de financiamiento y contrato legal que le permite a empresas independientes construir plantas para producir energía renovable con el respaldo de agencias de gobierno.

Resultan beneficiosos para el gobierno, ya que contarán con una fuente de energía futura sin tener que invertir capital de antemano.

Fuente: Departamento federal de Energía