Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

ecoagente


El Impacto del Cierre de los Cinco Vertederos
Por Paola Marín Rivera
Colegio Madre Cabrini, Pueblo Viejo
Periodismo Escolar

   Las personas tienen falta de conciencia y educación respecto a que pronto seremos una isla llena de basura. Actualmente enfrentamos un problema de salud pública en nuestra isla, derivado de la dificultad en la disposición de los desperdicios sólidos. En Puerto Rico se generan diariamente 10,000 toneladas de residuos sólidos municipales. Estos son recursos útiles para nuestra sociedad y el mundo, son materia prima y combustible.

   Los vertederos en nuestro país tienen un frágil cumplimiento con la reglamentación ambiental estatal y federal aplicable, según la orden ejecutiva del gobernador de nuestro país. Estamos a tiempo de implementar medidas drásticas, por esta razón la Agencia de Protección Ambiental (EPA) junto con la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) organizó un plan de trabajo para el manejo de los residuos sólidos   que se basa en La Reducción, El Reciclaje y La Disposición.

   Debido al plan de trabajo para el manejo de los desperdicios sólidos
aproximadamente de 1 a 3 años habrá cierre de 5 vertederos y estos son los vertederos de Toa Baja, Aguadilla, Santa Isabel, Vega Baja y La Florida.  Estos vertederos junto a otros como Guaynabo, Fajardo, Culebra, Añasco, Mayagüez, Arroyo, y Yabucoa, entre otros, no cumplen con las protecciones requeridas y deben ser cerrados para reducir al mínimo los riesgos a las comunidades cercanas. Si no se implementara este plan en un período aproximado de 10 años el 60% de los residuos sólidos del país no tendrá un lugar final de disposición. Esto quiere decir que seríamos una isla cubierta de basura o mejor definido una isla cubierta de materia prima.

   En este excelente plan de trabajo, la reducción es el primer paso debido a
que este término es la eliminación o cambios al diseño, manufactura,
empaque, utilización y manejo de productos de forma que se disminuya el volumen y peligrosidad una vez terminada su vida útil. Luego se utiliza el
reciclaje, debido a que un 37% de la basura es material reciclable y se
divide por el 20.1% que es material vegetativo y un 17% que es chatarra.
Todo este  material necesita ser reciclado para que encontremos menos basura en nuestros vertederos y para muchos otros beneficios como es el reutilizar los materiales, proteger a nuestro ambiente y darles más empleos a las personas.

   Se preguntarán, por qué se beneficiarán las personas obteniendo empleos, la respuesta es que si se recicla se necesitan compañías para procesar este material debido a que este proceso es muy costoso, el Gobierno no podría encargarse en su totalidad de este trabajo, y surgirían nuevos empleos y oportunidades de trabajo. Por último está la Disposición, que actualmente en Puerto Rico es el método más utilizado. Parece ilógico pensar que usamos el peor método pero es cierto y se debe a los costos por disposición que son relativamente bajos y no existe infraestructura.

   Todos esperan ser beneficiados con este plan estratégico, por ejemplo desean la reducción de los residuos sólidos, la minimización de los costos de manejo, desarrollar nuevas técnicas y prácticas de reducción, generar
empleos y sobre todo mejorar las condiciones de salud, calidad de vida y medio ambiente. Esa es la meta de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS). Las personas deben comenzar a crear conciencia  y ayudar a mejorar  nuestro ambiente. El reciclaje es una manera sumamente productiva de mejorar nuestra isla y nuestro planeta, no hay que desperdiciar los materiales reutilizables y deben tomar en consideración el hecho  de que además de ayudar al ambiente ayuda a la economía. Todos los vertederos deben ser cerrados. Aproximadamente en 25 años sólo quedarán 7 vertederos en nuestra isla. Creemos conciencia por el bien de nuestra isla y nuestro planeta. Todavía podemos salvarlo.

Si no se implementara este plan en un período aproximado de 10 años el 60% de los residuos sólidos del país no tendrá un lugar final de disposición. Esto quiere decir que seríamos una isla cubierta de basura.