Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

ecoagente


¿Quién es responsable por nuestro legado?
Por David A. Rodríguez Díaz
The Palmas Academy, Humacao
Periodismo Escolar

    Puerto Rico está  pasando por un momento crítico en su historia.  Con el posible arresto del gobernador, la carta a la Secretaría del Estado, y todos los otros escándalos que nos rodean...

    Con las elecciones del año 2008 a nuestros políticos se les olvida, como las otras veces, que Puerto Rico viene primero y sus intereses después.  No sólo eso pero con el calentamiento global suben los niveles del mar y en varios años la isla del encanto puede quedar bajo agua.  Sin embargo, Puerto Rico enfrenta más problemas ambientales como: la desaparición de nuestras playas, la contaminación, cambios climáticos y muchos otros más.  Más aún estos problemas no se resuelven por la división que existe entre nosotros.  Esto se lo digo a nuestros políticos:“de qué nos vale un cambio de estatus si pronto nos podemos quedar sin Puerto Rico.”  Nosotros estamos terminando con Puerto Rico.  Entonces quién es responsable por el legado de nosotros: el gobierno o el pueblo.

   La contestación a esta pregunta no existe porque esta es una pregunta de opinión.  La opinión de uno es lo que hace a uno en una persona única.  Yo respeto a los que piensen que el gobierno es responsable de la misma forma que respeto al que diga que el pueblo es el responsable.  Sin embargo  si una persona se tropieza con su gavete ¿quién es responsable? ¿el gavete por estar suelto o la persona por no amarrarlo?  Si lo comparamos así,  si el pueblo tropieza con el gobierno, ¿quién es responsable?, ¿el gobierno por estar suelto o el pueblo por no amarrarlo?  Se puede ver que ambos son responsables por sus acciones, el gobierno por no dar el ejemplo y el pueblo por seguirlo.

   En conclusión esto que he escrito no es para ofender al gobierno ni a mi pueblo.  El punto de esta reflexión es traer a la luz aquellos problemas que enfrentamos y también los problemas que están siendo ignorados por nuestros políticos.  Nuestros candidatos están más preocupados por los intereses de sus partidos, e ignoran los deseos del pueblo y el estado de nuestro ambiente. Sin embargo, el pueblo a la misma vez le echa leña al fuego y continúa con este ciclo de la cola siguiendo al perro y el perro siguiendo a la cola.